186 DÍAS

Era la última semana de instituto. Los alumnos de cuarto estaban nerviosos porque en dos días se iban de viaje de estudios. Iban al Caribe, a un hotel muy grande. Allí tenían diferentes actividades para hacer.

Lydia era una de las chicas más populares del instituto y una de las animadoras. Siempre estaba con sus dos mejores amigas, Allison y Malía, que también eran animadoras.

Esa última semana Lydia no dejaba de echarle ojo a Stiles, un estudiante que era mayor y siempre estaba solo.

La noche antes del viaje, Lydia, estaba preparando las maletas. Su madre la ayudó y luego se durmió.

Al llegar al hotel les dieron tiempo para instalarse. Lydia, Allison y Malía estaban en la misma habitación. Fueron a pasear por la playa porque en 45 minutos se iban todos en barco. Stiles también iba ido al viaje, ya que era repetidor.

Estaban en el barco, el agua era cristalina y hacía calor, el cielo estaba despejado. Lydia estaba en el borde cuando de repente se cayó al agua. Stiles, que estaba observándola se tiró tras ella en un bote. Cuando los dos estaban en el bote se dieron cuenta de que estaban muy lejos del barco.

Cada vez veían el barco más y más pequeño. Estaban en medio del mar, en la nada, sin saber qué hacer.

Dos horas más tarde seguían en el bote cuando de pronto a lo lejos vieron una isla. Empezaron a remar rápido, hasta llegar.

Era una isla pequeña, había una playa y un inmenso bosque. Había frutas.

Al llegar estaban muy callados y Lydia muy asustada. Decía que quería volver a casa. Stiles la tranquilizó.

Construyeron una casa con cosas como plantas, troncos, … que se encontraron y luego encendieron fuego. Se durmieron juntos.

Los rayos de sol despertaron a Lydia. Miró hacia el lado donde Stiles estaba, pero no había nadie. Se levantó de un salto y fue corriendo a buscarle. Estaba en la playa

Pasaron semanas y nadie había ido a por ellos. Los daban por muertos.

La conexión entre Stiles y Lydia cada vez era mayor. Cada vez estaban más juntos.

Ya hacía 2 meses que estaban en la isla. Se habían acostumbrado a estar ahí, incluso les llegó a gustar vivir juntos y solos en una isla desierta.

Una tarde, el sol se estaba poniendo y ellos dos fueron a nadar. Hablaron de que echaban de menos la vida normal. Ella estaba triste pero Stiles no quería volver allí. Todos se metían con él y siempre tenía problemas.

Se quedaron un rato en silencio. Stiles la besó y el tiempo se detuvo. Desde ahí, todo fue diferente.

Llevaban 6 meses en la isla, ya estaban acostumbrados a vivir allí.

Un día, Lydia se fue al otro lado de la isla sin avisar. Stiles la buscó durante horas. Cuando ella volvió, él se enfadó muchísimo porque no le avisó y le podría haber pasado cualquier cosa.

Lydia estaba nadando cuando de pronto vio un helicóptero. No se lo creía, corrió hacia donde estaba Stiles. Los dos estuvieron haciendo señales hasta que el helicóptero bajó.

No podían creerse que Stiles y Lyidia siguieran con vida. Sus padres, súper contentos, fueron a por ellos.

Volvió todo a la normalidad, bueno, no todo, ahora Lydia y Stiles estaban juntos y Stiles se volvió popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *