GORKA Y CATORCE: ¡JUNTOS IMPARABLES!

 

Se prepararon para la batalla. Gorka estaba dispuesto a arriesgar su vida por la felicidad de su amigo. Se dirigieron a la base de los Vagos. Llevaban el coche blindado que Querald les había prestado, un Kuruma. Sin embargo, les detectaron antes de tiempo. Les empezaron a disparar.

 

-¡Gira!, ¡Les dispararemos desde allí atrás!- Gritó Catorce, señalando a una vieja caseta al lado de la carretera.

 

Gorka le hizo caso y giró hacia la caseta. Llegaron a tiempo para la siguiente ráfaga de disparos.

 

¡Mierda! Son muchos, ¿qué hacemos?-Preguntó Gorka.

-Lo que hemos venido a hacer- Respondió Catorce frunciendo el ceño y asomándose a disparar.

 

Gorka lo imitó, más a regañadientes que otra cosa. Se puso a ayudar a su amigo. Pronto los hubieron abatido. Se dirigieron a su coche, pero estaba inservible. Siguieron avanzando a pie. Se encontraron con refuerzos, pero los abatieron rápidamente. Al llegar al aeródromo de Sandy Shores, vieron su objetivo. El avión estaba colocado para volar muy, muy lejos.

 

-¡Ahí está!- Exclamó Catorce, abriendo mucho los ojos.

-Sí, ya lo veo, que podr….- Gorka vio el francotirador demasiado tarde.

 

Cuando disparó, el tiempo se detuvo. Gorka apuntó y lo mató con lo que en los videojuegos se llama QuickScope (disparar casi sin apuntar). Se llevó un buen alivio al ver a su amigo en el suelo, conmocionado. Se levantaron lentamente y se volvieron a asomar. El número de guardias había aumentado considerablemente.

 

-Tú por la derecha y yo por la izquierda- Sugirió Catorce.

 

Gorka asintió a modo de respuesta .

 

Se separó y rodeó a los Vagos por el flanco derecho. Su cabeza se llenó de preocupaciones: Que matasen a Catorce, que lo capturasen, que lo matasen a él… Se cubrió detrás de una roca y vio a su amigo hacer lo mismo detrás de otra roca. Le colocó una mira con aumento a su fusil de asalto. Vio a Catorce hacer una cuenta atrás con los dedos y cuando su mano se transformó en un puño, empezaron a disparar. Los abatieron a todos y corrieron hacia el avión, a sabiendas de que vendrían más.

Lo que no se esperaban era el ejército que se acercaba a ellos. Gorka había tirado su fusil sin munición. Des repente se le iluminó la bombillita.

 

-¡Entra y enciéndelo!- Le gritó a su amigo, señalando al avión.

 

Gorka corrió hacia uno de los cadáveres, que llevaba un lanzamisiles. Corrió hacia el avión con el lanzamisiles bajo el brazo un misil cargado en él.

-¡Arranaca!- Gritó a su amigo. Después se sentó en el ala del avión. Se agarro con una mano al extremo y con la otra sostuvo el arma.

-¿Que vas a hacer?- Preguntó Catorce.

-¡Una locura!- Respondió Gorka.

 

Catorce sacudió la cabeza, pero al ver la tropa que se acercaba hacia ellos, aceleró y se dirigió a la pista. Los Vagos llegaron y empezaron a disparar a Gorka, pues era el objetivo más fácil. Solo tenía una oportunidad. Apuntó hacia delande con la pesada arma y disparó. El avión se tambaleó y Gorka gritó al salir disparado hacia delante.

 

El lanzamisiles cayó y se quedó colgando de una mano del ala. Consiguió agarrarse a un alerón y subir la otra mano. Catroce sacó una especie de caña de pescar por la puerta, previamente abierta en dirección a Gorka.

 

¡Agárrate!- Gritó Gorka lo hizo y Catroce tiró con una mano, mientras con la otra manejaba el aparato.

 

Gorka entró, respiró hondo y sonriendo.

 

-¡Lo hemos conseguido!- Exclamó Catorce, sonriendo.

-Como mi hermana se entere de esto…- Comentó Gorka, suspirando.

 

Catorce simplemente se rió mientras volaban hacia la celebración de una más que merecida victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *